domingo, 20 de septiembre de 2015

Juan Alfonso Baptista: "Tenía 15 años sin hacer un personaje con acento venezolano"

"A mí me encantaría trabajar nuevamente con Adrián Delgado, Danielita Alvarado y Gaby Espino", dijo el actor.


Juan Alfonso Baptista tiene casi dos décadas dedicado a la actuación. Su primer papel lo lanzó a los brazos de la fama en Venezuela. Se llamaba Elías Mujica, pero fue conocido siempre como "El Gato" (mismo apodo que él tiene desde los cuatro años), uno de los protagonistas de la serie juvenil A todo corazón (Venevisión).

Hoy, a sus casi 40 años de edad, su currículo se ha dilatado considerablemente, teniendo largas residencias en países como México, Estados Unidos, España y Colombia, en donde vive desde hace varios años. Allí se casó con la actriz María Fernanda Barreto en 2011, con quien inauguró un restaurante llamado Vitto Bogotá hace pocos meses.

Pero es curiosamente en el hermano país donde, por primera vez en unos 15 años, que "El gato" consiguió la oportunidad de interpretar a un personaje con acento venezolano en la serie sobre el Kid Pambelé que produce RCN, en la que dará vida al mánager del boxeador colombiano.

"Para el papel del venezolano Ramiro Machado, que en la ficción se llamará Ezequiel Mercado, vinieron muchos venezolanos a hacer la prueba; fue un casting fuerte. Y aunque las características físicas de él no tienen nada que ver conmigo, pues él era más corpulento, me documenté e hice una propuesta diferente: como el acento del maracucho se parece al del guajiro de acá, propuse a un caraqueño avispa'o y con un vocabulario burdo. Y así fue como conseguí el personaje", señala el actor desde Bogotá en un breve receso de grabaciones.

Baptista esbozó su caracterización en el personaje interpretado por Christian Bale en la cinta American hustle (Escándalo americano, 2013) y le impregnó un aire setentoso a lo Héctor Lavoe. "Obviamente me acerco a una historia de la vida real que no viví, pero se ha dicho que él aprovechó un poco del dinero y del manejo del Kid. Estoy disfrutando muuucho, muchísimo, este trabajo. Es uno de los personajes más chéveres que he hecho en mucho tiempo. Ojalá que la serie se transmita en Venezuela".

En Colombia, el actor venezolano debutó en el cine con La cara oculta de Andrés Baiz y participó en superproducciones televisivas como El capo (2014),Sin tetas no hay paraíso (2009) o Pasión de gavilanes (2003), telenovela que le abrió una ventana la fama mundial, sobre todo en España, en donde participó en el programa de realidad Mira quién baila (TVE).

"Colombia es un país que me abrió las puertas, que me permitió desarrollarme en lo que hago. Es un país al cual le debo mucho". dice. A Venezuela tiene varios años sin venir, pero no se desconecta del acontecer nacional gracias a los portales de noticias en Internet y los mensajes que le envían familiares y amigos desde acá. "Me da mucha tristeza que un país tan lindo y tan rico esté gobernado por unas personas malas de corazón, con poco sentido y tacto humanitario. Los venezolanos somos gente trabajadora, exitosa, talentosa. Y aunque me da mucho pesar que estemos pasando por esta situación, tengo mucha esperanza y fe en que las cosas mejorarán. Porque así es nuestra tierra".

Siete vidas 

Aunque Juan Alfonso Baptista comenzó en la televisión como uno de los bailarines del programa Nubeluz (Televen, 1995), su debut actoral ocurrió conA todo corazón (1996).

"Fue la serie que nos dio a conocer a varios que todavía seguimos subsistiendo y reinventándonos en este camino. A mí me encantaría trabajar nuevamente con Adrián Delgado, Danielita Alvarado, Gaby Espino. Aunque personalmente el único contacto cercano que he tenido en este tiempo ha sido con Gaby; le perdí la pista a muchos compañeros de reparto".

Por eso, para los actores del remake que transmite Televen actualmente, sólo tiene buenos deseos: "Mucha suerte, que Dios los bendiga y que hagan un buen trabajo. ¡Ojo con El Gatillo!, ¿eh? ¡Quiero ver a ese Gato! Como dije en una escena de la serie que todavía recuerdo: ¡Pa' la calle como Galarraga! Que sea un Gato digno (risas)".

En este momento, en el cual vive una de sus mejores siete vidas, Baptista ansía seguir creciendo como persona y como intérprete. Le interesa hacer más cine, más teatro, y más series de televisión con personajes que lo reten.

"Con el paso de los años, uno va evolucionando, y eso se debe reflejar en pantalla. Me siento bendecido, porque en una época de recesión en nuestra profesión, soy uno de esos que tiene trabajo".