miércoles, 16 de septiembre de 2015

@juanes "Soy melancólolico, pero a la vez también eufórico"

Sobre el escenario derrocha energía y euforia. Cuando baja de él, se muestra como una persona tranquila y amigable, lejana a cualquier divismo. Y según profundizas, descubres ese lado melancólico y extremadamente sensible que él mismo no duda en reconocer. Juanes, como todos, es un ser humano antes que una estrella y, como todos, pasa por sus etapas buenas y malas. En su último disco, “Loco de amor”, dejó atrás la oscuridad para emprender un camino más optimista que no ha hecho más que empezar.
¿Qué es lo que te hace más ilusión de estar en este festival?
Pues que es un sueño hecho realidad, el rock ha sido una parte fundamental de mi música y de mi educación. Además, me encanta la idea en sí de los festivales: vas a ver a un artista pero de pronto descubres a otro nuevo que te encanta. Esa diversidad musical… Es como la radio, una maravilla.
¿Tienes tiempo de descubrir grupos nuevos?
Sí, yo soy un loco de la música y hoy, con las redes sociales, es muy fácil. No es que los haya descubierto, pero últimamente me gustan mucho Bomba Estéreo (Colombia), Ximena Sariñana (México) –vamos a hacer la gira con ella–, Francisca Valenzuela (Chile), Raquel Sofía (Puerto Rico)… Curioso, pero todas son chicas y todas están haciendo música muy interesante.
Tras actuar en el Teatro Real (24) y en el Hard Rock Rising (25) arranca tu gira en USA, ¿es siempre así de loca tu vida?
¡Me encanta! No siempre, pero la mayoría del tiempo sí y es algo que yo disfruto muchísimo: la adrenalina de estar en el escenario, de tocar y de viajar... Es algo
que me hace sentir vivo.
Presentarás “Loco de amor”, un disco más alegre, dedicado al amor, con algunos registros nuevos como los electrónicos, hecho con Steve Lillywhite. ¿Por qué este cambio?
No es un cambio, es simplemente parte de una evolución constante como ser humano y como músico. Uno es muy sensible a todo y eso va moldeando tu música.
Siempre estás en movimiento y eso es muy sano.
Casi todos los temas desprenden energía, amor y buen rollo, ¿en qué etapa vital te encuentras?
El anterior disco era más oscuro. “Loco de amor” está saliendo de esa oscuridad. Lo que estoy haciendo para mi nuevo álbum es mucho más tropical-chic, muy
alegre, con Colombia muy presente con la cumbia, el vallenato, el reggae, el funk, el rock
¿Quién o qué cosas te vuelven loco de amor?
Mis tres hijos, sin duda alguna. Es el amor más grande que he conocido en mi vida. Claro que mi esposa, mis padres, mi familia, tienen un lugar muy especial en mi corazón.
¿Cómo llevan tus hijos tener un padre que es una estrella mundial?
Es curioso, porque ellos no me ven así, me ven como un papá normal. Saben que hago música y, de repente, me ven en la televisión, pero nunca piensan mucho en ese tema. Me encanta, porque me hace sentir en la tierra, cuando llego a casa ya no soy nada más que un padre.
¿Cómo llevas la crisis de los cuarenta?
Cuando los cumplí, hace dos años, fue algo traumático: «¡Ya tengo 40 años!», uno se cuestiona muchas cosas. Pero hoy, la verdad es que me siento muy feliz. La juventud te da inestabilidad, desasosiego… En cambio, ahora tienes la claridad de ver cómo es tu vida y hacia dónde va. Sobre todo, tienes el control de tus cosas y eso es importante.
¿Te da miedo envejecer?
No, para nada. Me angustia el hecho de que te cambia el cuerpo: arrugas, canas... También que tus hijos van a irse de casa. Pero es una cuestión de actitud y uno tiene que estar joven siempre en ese aspecto, disfrutar la vida y nunca pensar que eres viejo. Es lo que la música hace en mí, me mantiene vivo, estar en un escenario me hace sentir joven.
¿Alguna vez has sentido que no tocabas con los pies en la tierra?
Como cualquier ser humano, uno se equivoca y piensa cosas que no son ciertas. Pero también aprendes de ello.
¿Tus hijos tienen madera de artistas?
Sí, bastante. Mis dos niñas tocan el piano y cantan hermoso, les encantan sus clases de música. Y Dante es muy musical pero está más por el deporte, las artes marciales, el fútbol…
Tienes una barbaridad de seguidores en las redes sociales, 17 millones, ¿te gustan las redes sociales o son una mera herramienta?
Me gustan y me hacen daño. Las redes sociales son un arma de doble filo. Por un lado, te ayudan a comunicarte con la gente, a entender cómo son tus fans, qué opinan... pero a la vez estás súper expuesto a cualquier cosa. Lees un tuit diciendo que tu música es lo máximo y dos más abajo eres un imbécil y cantas como una rata… Es muy loco.
¿Te hacen más vulnerable?
Todo el mundo es vulnerable. Me gusta cómo democratizan las relaciones, pero a la vez es digital, es “fake”…
Incluso tienes un blog en tu web Juanes.net con confesiones íntimas, como la enfermedad de tu hermana, la muerte de un amigo, tus sentimientos… ¿Por qué decidiste escribirlo?
No sé, de repente tengo épocas que me da por ahí. Escribo textos largos y los cuelgo, es parte de esa conexión con los fans, el poder compartir algo en tus descansos.
Suenas como una persona poética, melancólica y sentimental...
Me has descrito perfectamente (risas). Melancólico a veces, porque también eufórico. La melancolía es parte de mi vida, porque uno siempre vive entre el pasado y la ilusión del futuro.
¿Te has planteado alguna vez escribir un libro?
Escribí uno con relatos de mi vida pero me gustaría volver a escribir. Leo todos los días, leo como si devorara una pizza.
¿Es cierto que eres vegetariano?
Lo fui un año. Al hacer deporte –corro cada día–, me faltaba energía. Por eso empecé a comer pescado.
¿Eres presumido?
No, pero me gusta sentirme bien. Me da energía y optimismo.
LO PRÓXIMO
A finales de año o principios del próximo, Juanes lanzará nuevo disco, mucho más alegre y luminoso. «Mi proceso creativo es constante, como la expansión
del universo. Acabo de sacar una canción para Disney y el próximo tema ya será de mi nuevo álbum.»