martes, 20 de septiembre de 2016

Jim Carrey, acusado de la muerte de su novia

Mark Burton, el marido de la fallecida novia de Jim Carrey, presentó una demanda contra el comediante alegando que el actor obtuvo de manera ilegal drogas para Cathriona White.
De acuerdo con la demanda, White -quien se suicidó en setiembre pasado- estaba recibiendo drogas de prescripción por parte de Jim Carrey quien habría utilizado el nombre falso de Arthur King para obtenerlas. Burton, quien demanda por muerte por negligencia, acusa a Carrey de darle las drogas “a pesar del hecho de que sabía muy bien que la señora White estaba incapacitada para consumir y administrar drogas altamente adictivas sin el cuidado de un profesional; tenía tendencia a la depresión y había intentado en el pasado suicidarse”.
E! News intentó comunicarse con el representante y abogado de Jim Carrey para obtener un comentario oficial.
“Estaremos llamando al Fiscal de Los Ángeles para que abra una investigación sobre el rol de Jim Carrey en la muerte de la señora White”, aseguró Michael Avenatti, abogado de Burton, a E! News. “Esperamos la evidencia y los hechos para reafirmar nuestros alegatos”.
Al momento de la muerte de su exnovia, el actor emitió un comunicado: “Estoy en shock y profundamente apenado por el fallecimiento de mi dulce Cathriona. Era realmente una tierna y delicada flor irlandesa, demasiado sensible para este mundo, para quien amar y ser amada era lo único que importaba. Mi corazón está con su familia y amigos y con todos aquellos que la querían y se preocupaban por ella. Todos nos sentimos como si nos hubiera alcanzado un rayo”, afirmaba el intérprete a través de un comunicado público.

Una historia confusa

Jim Carrey y su novia comenzaron su relación en 2012, rompieron, y la retomaron en 2015, para después romper poco antes de su suicidio.
Ante estas gravísimas acusaciones, Jim Carrey ha dado un comunicado que publica la revista estadounidense People.
“Qué vergüenza (…) Hay momentos en tu vida en los que te tienes que levantar y defender tu honor frente al mal en el mundo”, ha escrito Carrey, “No voy a tolerar este descorazonado intento de explotarme a mí o a la mujer que amé. Los problemas de Cat comenzaron mucho antes de que yo la conociera y tristemente su trágico final estaba más allá del control de nadie”.
Y concluye: “Espero que algún día la gente pare de intentar aprovecharse de esto y la deje descansar en paz”.